Archive | diciembre, 2016

corso

Tags:

Una maestra argentina, entre los 50 mejores docentes del mundo

Posted on 13 diciembre 2016 by hj

Se trata de Silvana Corso, candidata al Global Teacher Prize, considerado el Premio Nobel de educaci贸n, que entrega un mill贸n de d贸lares al docente ganador

corso

La directora de una escuela secundaria p煤blica de la Ciudad de Buenos Aires a donde van m谩s de 500 alumnos, en su mayor铆a adolescentes llegados desde Fuerte Apache y chicos con problemas severos como par谩lisis cerebral, hidrocefalia, espina b铆fida y esquizofrenia, acaba de ser elegida entre los 50 finalistas al Global Teacher Prize, el galard贸n que es considerado el Premio Nobel para el mejor maestro del mundo y que premia con un mill贸n de d贸lares al docente ganador.

Se trata de Silvana Corso, de 46 a帽os, profesora de historia y directora la Escuela de Educaci贸n Media N潞2 “Rumania”, en el barrio porte帽o de Villa Real, cercano a Fuerte Apache. Hace m谩s de diez a帽os que Corso llev贸 a su escuela la preocupaci贸n por la inclusi贸n de alumnos con capacidades especiales y desde entonces se convirti贸 en el foco de su trabajo docente.

Corso llega a esta pre selecci贸n junto a docentes de 37 pa铆ses diferentes, elegidos entre 20 mil maestros nominados en 179 pa铆ses. Esta es la tercera edici贸n del Global Teacher Prize, una iniciativa de la Fundaci贸n Varkey, una organizaci贸n sin fines de lucro que incentiva la docencia de excelencia con el objetivo de garantizar educaci贸n de calidad para los chicos de sectores vulnerables. La Fundaci贸n Varkey fue fundada por el multimillonario nacido en India, Sunny Varkey, un emprendedor renombrado en el sector educativo por su cadena GEMS de escuelas privadas.

“En 2030 se necesitar谩n 30 millones de maestros en todo el mundo. 驴De d贸nde van a salir si la profesi贸n est谩 devaluada y nadie quiere convertirse en maestro? El premio busca desandar ese camino”, le dec铆a el CEO de la Fundaci贸n Varkey, Vikas Pota, a LA NACION el a帽o pasado.

El legado de Catalina
“La escuela inclusiva se construye todos los d铆as -le dice Corso a LA NACION, a pocas horas de haber recibido la noticia de su nominaci贸n-. Cada d铆a es un desaf铆o lograr que los chicos aprendan y promocionen. En nuestra escuela no hay barreras no importa los problemas con los que los chicos lleguen o vengan de donde vengan. No hay selecci贸n alguna. Se los incluye a todos”.

“Trabajo en contexto de riesgo, de vulnerabilidad y pobreza -relata Corso-, con chicos judicializados o de familias judicializadas, alumnas adolescentes que ya son madres”. Desde que fue fundada en 1990, la escuela Rumania que dirige Corso tuvo como objetivo incluir a poblaciones vulnerables en lo social.

La inclusi贸n de alumnos con discapacidades f铆sicas y mentales, en cambio, fue una preocupaci贸n encarada por Corso. “Me propuse ampliar el concepto de vulnerabilidad y de inclusi贸n. Ahora podemos adaptarlo a todos”, explica la docente y agrega: “Faltaban las Catalinas y Catalinos”

Corso se refiere a chicos con desaf铆os similares a los que tuvo que enfrentar su hija Catalina, que muri贸 a los 9 a帽os en 2009. “Cata se asfixi贸 al nacer con el cord贸n umbilical. Qued贸 con par谩lisis cerebral severa.”, relata Corso. Finalmente, en plena epidemia de Gripe A, Catalina muri贸 de una infecci贸n pulmonar

A pesar de que Catalina respiraba por traqueotom铆a, com铆a con bot贸n g谩strico, se movilizaba en silla de rueda postural porque no pod铆a sostener la cabeza ni el tronco, no ve铆a ni escuchaba, pudo empezar su escolaridad en un jard铆n de infantes com煤n, donde pudo integrarse.

No s贸lo la historia de su hija inspir贸 a Corso. Su propia biograf铆a, tambi茅n. Su escuela primaria estuvo signada por el dictamen de sus maestras establecieron que decretaron casi la peque帽a Corso no estaba en condiciones de aprender y conven铆a que se dedicara a aprender corte y confecci贸n o cocina en lugar de seguir estudios secundarios.

“Durante toda la primaria fui pasando de grado m谩s por voluntad de las maestras que por aprendizaje real. Yo no lograba entender y aprender”, recuerda. “Iba a la escuela a la ma帽ana. Entraba llorando y sal铆a llorando. La tarde era mi 煤nico momento de felicidad. A la noche, volv铆a a sufrir imaginando la ma帽ana siguiente. El problema era que no sab铆a estudiar”, rememora.

A pesar de todo, inspirada por el hogar esforzado donde creci贸, acompa帽ada por su padre Julio, un pintor de carteles cuya educaci贸n termin贸 con su escuela primaria, y su mam谩, Vicenta Ortega, un ama de casa que no sab铆a leer y escribir, Corso empez贸 la secundaria y logr贸 terminar, al mismo tiempo que estudiaba corte y confecci贸n. Fue la 煤nica de los tres hijos del matrimonio Corso que obtuvo el t铆tulo secundario.

“En primer a帽o me ense帽aron a estudiar”, remata y reflexiona: “Cuando estaba en primaria, en mi caso que no ten铆a en realidad ninguna discapacidad real, nadie se preguntaba por m铆, porqu茅 no aprend铆a y c贸mo pod铆an ayudarme para que aprendiera. Con Cata aprend铆 todo lo que hago ahora. Yo empec茅 a preguntarme c贸mo aprend铆a Catalina. Entend铆 que hab铆a otras formas de aprender que no eran las convencionales”

La hiperton铆a del cuerpo de Cata o los cambios en su respiraci贸n se convirtieron en la formas poco convencionales de expresar los aprendizajes que la ni帽a lograba. “Todo el mundo puede aprender”, sintetiza Corso.

En el camino de la inclusi贸n

Con la muerte de su hija, una pregunta se instal贸 en la vida de la docente: “驴Qu茅 hago con todo esto?”. As铆 fue que orient贸 su carrera docente al tema de la inclusi贸n de las capacidades diferentes, con 茅nfasis en los problemas severos.

Ese principio fue el que Corso llev贸 a la escuela que dirige. Corso misma se especializ贸 en el 谩rea. Corso tiene una diplomatura por FLACSO, otra por la Universidad Central de Chile y el Centro de Altos Estudios Universitarios de OEI y una especializaci贸n por la Universidad de Salamanca, siempre en el 谩rea de inclusi贸n y discapacidades.

La escuela Rumania integra adolescentes con todo tipo de dificultades. Hay alumnos con Trastornos del Espectro Autista, con Trastornos Generalizados del Desarrollo, con s铆ndrome Asperger, s铆ndrome de Tourette, s铆ndrome de Down, alumnos con problemas pisqui谩tricos como esquizofrenia o psicosis. Tambi茅n con par谩lisis cerebral, con mielomelingocele, con espina b铆fida o microcefalia. “En el turno ma帽ana, donde cursan unos 300 chicos, entre 60 y 70 alumnos tienen estos diagn贸sticos”, dice Corso.

“El nuevo ganador se conocer谩 en Dubai, en marzo de 2017”
Compartilo
Los mismos profesores de las 谩reas tradicionales se ocupan de adecuar los contenidos. “Ellos ponen el cuerpo literalmente cuando alg煤n chico tiene un brote y se pone violento”, comenta Corso. La capacitaci贸n en servicio de los docentes se orienta haca el 谩rea de la inclusi贸n de las capacidades diferentes.

“En la escuela, adem谩s de lo acad茅mico, a los chicos les ense帽amos que todos somos iguales. El chico que viene del Fuerte es tan valorado que se siente 煤nico”, explica Corso.

En su proyecto pedag贸gico, primer a帽o es el a帽o clave. Lo explica Corso: “Ah铆 todav铆a se dan las burlas y la discriminaci贸n entre ellos. Una vez que maman los valores de la escuela, con tutor铆as muy personalizadas, los chicos aprenden a cuidarse mutuamente. Los chicos que llegan de Fuerte Apache, cuando ven a sus compa帽eros en sillas de rueda que la siguen peleando, aprenden a relativizanr sus propias situaciones. Todos aprendemos que todos tienen algo que aportar y eso enriquece la vida de todos. Trabajamos sobre el valor agregado de cada uno y no sobre el disvalor”.

Evaluando logros

Por eso, seg煤n Corso, las evaluaciones estandarizadas no resultan 煤tiles para sopesar el aporte de su escuela. “No nos va muy bien en relaci贸n con la media que maneja el ministerio. Nos va muy bien en relaci贸n con nosotros mismos”.

Corso se refiere a las historias de sus alumnos, cuyos logros no suelen estar reflejados en las evaluaciones estandarizadas. Cuenta el caso de un ex alumno con par谩lisis cerebral que estudia derecho en Universidad de La Matanza y es uno de los mejores promedios. O por el contrario, el caso de un adolescente que lleg贸 a quinto a帽o, s贸lo se llev贸 s贸lo dos materias previas a febrero pero algo pas贸: “A veces los atraviesa el barrio y los perdemos en un verano. As铆 pas贸 con ese alumno: termin贸 el verano y no volvi贸. Le cortaron la cara en un boliche. Lo desfiguraron. Se qued贸 sin proyecto. Le arruinaron la vida”.

En la escuela Rumania no festejan antes de tiempo los logros de sus alumnos. “Festejamos con cada alumno que se recibe y se puede insertar -explica-. Reci茅n ah铆 estamos en condiciones de medir los logros”.

Si en marzo Corso gana el premio millonario, planea primero mejorar las condiciones de su escuela. “Nuestra escuela es re pobre -dice-. A los chicos con sillas de rueda tenemos que llevarlos a upa. La rampa que funciona un d铆a y 20 no; el hueco para el ascensor que hace 5 a帽os que espera un ascensor”. Entre sus planes tambi茅n est谩 abrir una guarder铆a en la escuela y financiar viajes para capacitar a otros maestros. Adem谩s sue帽a con una fundaci贸n. “Para trabajar con chicos como Catalina que no cuenten con una obra social”, detalla.

El nuevo ganador se conocer谩 en Dubai, en marzo de 2017, cuando se lleve a cabo una nueva edici贸n del Global Education and Skills Forum (GESF), organizado tambi茅n por la Fundaci贸n Varkey.

En la 煤ltima edici贸n del Global Teacher Prize a principio de 2016, dos maestras argentinas, In茅s Bulacio y Gracia Goicoechandia, llegaron a la final. El premio recay贸 en la maestra palestina Hanan Hroub.

Fuente: La Nacion

http://www.lanacion.com.ar/1966676-una-maestra-argentina-entre-los-50-mejores-docentes-del-mundo

Comments (0)

Estimados amigos:
Este sitio no recibe apoyo privado ni estatal. Preferimos que sea as铆 para poder publicar lo que consideramos "buenas noticias" sobre nuestro pa铆s de manera independiente. Si te gusta este sitio y quer茅s colaborar para que sigamos online seleccion谩 un monto y hac茅 click en Donar.
Gracias por leernos y por tu colaboraci贸n!!
Donar:

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas!

Humor


CALOI | caloi.com.ar


12.gif


DANIEL PAZ & RUDY | Página 12

Daniel Paz & Rudy