04 agosto 2011

El investigador que tuvo por qué regresar a Córdoba

Gabriel Correa se recibió de ingeniero en la UNC y se doctoró en Italia. Volvió para integrar un equipo que construirá un laboratorio para el desarrollo de energías alternativas

Recién llegado. Hace un mes que Gabriel Correa llegó a Córdoba. Le queda un gran camino por recorrer (La Voz).

Recién llegado. Hace un mes que Gabriel Correa llegó a Córdoba. Le queda un gran camino por recorrer (La Voz).
Gabriel Correa (31) es uno de los 800 científicos que tuvo por qué volver al país, desde que se iniciara en 2003 un programa de repatriación de investigadores en el exterior.
Involucrado en un proyecto de investigación sobre la propulsión con celdas de hidrógeno en el Politécnico de Turín (Italia), Correa regresó a Córdoba para integrar un equipo que desarrollará un laboratorio de energías alternativas en la 
Universidad Nacional de Catamarca.
El proyecto se conforma con un consorcio de universidades e institutos de investigación, que propiciará el desarrollo de tecnología que utilizará energías cero contaminantes, como el hidrógeno y el litio.
Correa es un neuquino que se recibió de ingeniero mecánico electricista en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). En diciembre de 2007 viajó a Italia para hacer un doctorado en Energética en el Politécnico de Turín y allí participó en un proyecto de tecnología de punta (de cinco millones de euros financiados por la Unión Europea), integrado por un consorcio de universidades y empresas.
Correa trabajó bajo las órdenes del científico italiano Giulio Romeo, del Politécnico de Turín, en el desarrollo de un avión con propulsión con celdas de hidrógeno. En junio de 2010, este grupo de investigación puso en el aire el segundo avión tripulado con propulsión a hidrógeno, que batió el récord mundial en velocidad (135 kilómetros por hora) y autonomía de vuelo (40 minutos) para este tipo de combustible (ver Video).
“Esta tecnología es completamente amigable con el medio ambiente. Lo que exhalan los motores es vapor de agua. Estando en Italia, me preguntaba cómo podría volver a mi país a aplicar lo que había aprendido sobre este tipo de energías, que se corresponde con mis convicciones sobre el cuidado del ambiente”, expresó.
El retorno. Y la propuesta llegó. A través del Centro de Energías Alternativas que comparten las facultades de Ciencias Exactas, Ciencias Químicas y Famaf.
Por iniciativa de los investigadores Daniel Barraco y Ezequiel Leiva, el regreso de Correa llegó a través de un Pidri (Proyectos de Investigación y Desarrollo para la Radicación de Investigadores), un programa de recursos humanos de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.
La iniciativa es ambiciosa: desarrollar tecnología a partir de energías alternativas: eólica, solar, hidrógeno y litio. El plan también incluye al Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (Infita), radicado en La Plata, y el Instituto Universitario Aeronáutico (IUA) de Córdoba.
“Con el IUA la idea es combinar el hidrógeno, el litio y la energía solar para la propulsión de aviones no tripulados (UAV, según sus siglas en inglés) para la vigilancia costera. El Ministerio de Defensa está interesado en estas aeronaves, que podrían estar seis meses en el aire. Vamos a trabajar en este proyecto con Carlos Kozameh y su equipo del IUA”, señaló Correa.
En relación a la producción de baterías de litio, un mineral estratégico y escaso, de múltiples usos en celulares, relojes, computadoras, etcétera, el investigador señaló que Europa no las desarrolla porque no tiene materia prima. “Hace poco se descubrió que en Catamarca y Salta existe uno de los yacimientos de litio más importantes del mundo. Lo que nos falta ahora es desarrollar la tecnología para aprovechar esa materia prima. Esa será una de las tareas que tendrá el laboratorio que desarrollaremos en Catamarca”, explicó Gabriel Correa.
Cómo se hace en Europa

En Europa, los fondos para investigación se otorgan con la obligación de formar consorcios entre universidades y empresas. En el caso de las tecnologías de punta, las empresas invierten para tener el know how y desarrollar modelos en serie. En el caso de la propulsión a hidrógeno, el Politécnico de Turín trabajó con la empresa que fabricará los motores de los taxis en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012.

Fuente: La Voz

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/investigador-que-tuvo-que-regresar-cordoba

Categorizado | Investigación en argentina

Deja una respuesta

NO se publicarán comentarios que contengan insultos o malas palabras


6 − 5 =


Estimados amigos:
Este sitio no recibe apoyo privado ni estatal. Preferimos que sea así para poder publicar lo que consideramos "buenas noticias" sobre nuestro país de manera independiente. Si te gusta este sitio y querés colaborar para que sigamos online seleccioná un monto y hacé click en Donar.
Gracias por leernos y por tu colaboración!!
Donar:

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas!

Humor


CALOI | caloi.com.ar


52.gif


DANIEL PAZ & RUDY | Página 12

Daniel Paz & Rudy